Se ‘tambalean’ Pech y Fiscalía

Por Redacción >Quequi

 

Mientras el fiscal General del Estado, Miguel Ángel Pech Cen, continúa convaleciendo por problemas cardíacos, su dependencia se convulsiona por el desarme de 164 agentes y el fracaso de muchos en los controles de confianza, hecho que le habría costado el puesto al vicefiscal de la Zona Sur.

Fue el pasado 27 de julio cuando el fiscal tuvo que ser internado de urgencia mientras participaba en una cumbre en Morelia, por problemas cardíacos. Su condición rápidamente se reestableció, pero han pasado dos semanas y todavía no ha podido reincorporarse a sus labores.

En tanto, los acontecimientos al interior de su dependencia se han acelerado, al darse la captura, en Puebla, de una importante agrupación delictiva con base en Bonfil, seguido del súbito desarme de 164 policías ministeriales, entre acusaciones de estar bajo investigación por colusión y por haber fracasado sus controles de confianza.

La dependencia desmintió esto último, pues señaló que la situación se debía a una necesaria actualización de armamento, aunque acto seguido se indicó que no podrían recibir estos agentes su arma mientras no aprobaran los controles y por último se afirmara, un tanto absurdamente, que aunque desarmados “continuarán estos efectivos brindando seguridad”.

Apenas hace un mes hubo rotación de agentes entre ciudades de Quintana Roo, varios de ellos huyendo de amenazas de muerte en su contra, inestabilidad a la que viene a sumarse estos reprobaciones a los exámenes de confianza, que supuestamente incluyeron al vicefiscal en la Zona Sur, José Nieto Bastida, quien optó por renunciar “por motivos personales.

 

CAPTURADO

Estas convulsiones internas ocurren mientras se sacude el panorama externo, por la captura de la lideresa del llamado “Cártel de Cancún”, hecho que ha obligado a redoblar la seguridad por parte de policías y fuerzas armadas, además de derivar en una serie de cateos y resguardos de domicilios.

Además de la vigilancia de una vivienda en Villa Magna, se efectuaron, desde la madrugada hasta la mañana de ayer, dos cateos, uno en departamento de las Torres Maioris, en Puerto Cancún, y otro en una propiedad en el fraccionamiento “Colorines” de la Región 92.

En este último operativo, cayeron dos personas, una mujer y un hombre identificado como José G. A. V., importante exintegrante de la extinta Procuraduría General del Estado, hoy Fiscalía General; muestra clara de la colusión entonces existente entre este grupo organizado y las supuestas fuerzas del orden.

Del cateo, realizado con base en la orden judicial 83/2017, también se aseguraron vehículos y bolsas contendiendo al parecer drogas.

No hay comentarios

Deja un comentario