Si es posible estar en paz

Para tomar en cuenta

Queridos lectores, les deseo un muy feliz año nuevo y les invito a reflexionar sobre la vida. Les deseo fiestas muy amorosas con sus seres queridos EN UNIDAD. Esta época del año nos ofrece una magnífica oportunidad para reactivar el espíritu de amor y vivir la vida al máximo. Por comprometerte a pensar y comportarse de manera más significativa, te encontrarás en cada momento de esta temporada algo para saborear y disfrutar.

Diferentes niveles de conciencia

 

Hay varios niveles de conciencia. Y es importante en la vida, darse cuenta en cuál nos encontramos en este momento.

 

Existen nueve niveles de conciencia que son:

Primero: supervivencia; segundo: condicionamiento; tercero: deseo de ser importante; cuarto: claridad; quinto: realización; sexto: sostenerse unos a otros; séptimo: fluir con la vida; octavo: conexión y noveno: unidad.

Es importante que te des cuenta en qué nivel estás, pero también debes conocer en qué nivel está la otra persona con quien interactúas. Tienes que ir evolucionando nivel por nivel, y moverte subiendo de un nivel a otro. En los niveles más bajos tendrás más problemas,

Sin embargo conforme vayas subiendo a los niveles más altos, es cuando te darás cuenta de que tus problemas comienzan a desaparecer.

Y como ser humano, tienes que crecer con la intención de progresar y subir de niveles, alzándote por llegar cada vez más alto. Y mientras vayas subiendo, poco a poco te convertirás en un ser humano superior.

Los seres superiores generalmente son seres humanos felices y obtienen todo lo que quieren lograr en la vida.

Seres felices crean una familia feliz, una sociedad feliz, una nación feliz y un mundo feliz. Personas infelices harán lo contrario porque los estudios nos enseñen que las personas felices comparten y brindan felicidad. Las personas miserables emiten y comparten miseria.

Así, cuando subes en niveles de conciencia, no solo serás exitoso, sino también empezarás a tener mejor salud, buenas relaciones y una enorme felicidad que te ayudará a obtener todas las riquezas de la vida. Iras asciendo poco a poco, notando que te sentirás más satisfecho con la vida y en cualquier campo que te encuentres; en tus relaciones, en tu trabajo, etcétera.

Y en este proceso como ser humano, es cuando empiezas a transformarte con éxito, y a derrochar alegría a tu alrededor.

Es conveniente explicar con detalle acerca de en qué consiste cada nivel de conciencia, y la energía especifica que se puede experimentar para tener más claridad sobre la diferencias de los distintos niveles.

En el primer nivel se encuentra la lucha por la sobrevivencia. Debes ver tu vida y observar cuánto estás luchando por sobrevivir y ver también cómo la otra persona que se encuentra cerca de ti, está tratando de sobrevivir. Cuando eres capaz de ver esto en el otro, tu relación mejora.

El segundo nivel tiene que ver tu condicionamiento. Es como si actuaras mecánicamente, sin-mente. Te levantas de mañana, te bañas, te pones tu uniforme; haces las cosas de manera mecánica, sin aplicar el pensamiento en lo que haces; a esto se le llama actuar sin-mente.

De ahí pasas al tercer nivel: deseo de importancia. Aquí te conviertes en un hambriento de poder. Quieres autoridad y visión completa; quieres dominar al otro, pero si el otro trata de dominarte, tu automáticamente reacciones con mayor énfasis en dominarlo. Tienes que darte cuenta si estás hambriento de poder y fijarte si el otro también lo está, si está ansiando ser importante igual que tú.

El cuarto nivel es claridad, es cuando te das cuenta que tienes al otro. También tu mente está más despejada. Tienes muy claro lo que deseas lograr en la vida, y cuál es tu visión, tu meta. Hacia donde te diriges en la vida. Y tus relaciones están en orden. Este es un estado mental de un orden muy interno. Hasta que alcances o logres con tu esfuerzo este cuarto nivel, estarás empujando las cosas, luchando arduamente por “llegar a ser”.

Una vez que estés claro, comenzarás a lograr más cosas en tu vida. Y al conseguirlas, te comenzarás a sentir realizado.

Cuando comienzas a alcanzar tus metas, te comienzas a sentir consumado. Este es el quinto nivel de conciencia.

En las primeras etapas vemos orden interno. En las segundas etapas podemos observar que existe un orden externo. Una vez que lo logras, te conviertes en alguien con una visión. De ahí te mueves al sexto nivel que es sostenernos unos a los otros, ayudarnos mutuamente. Así que, una vez que te transformas en una persona exitosa y logras éxito en tu vida, comenzarás a ayudar a otros. Te das cuenta que las otras personas comienzan a crecer en sus vidas.

Cuando comienzas a ayudar a otros, te mueves al séptimo nivel de conciencia que es fluir con la vida. No tienes problemas en la vida, no hay quejas. Tomas todo como viene y no hay resistencia en la vida.

Una vez que despiertas a este estado pasas al octavo nivel, y tendrás un estado de plenitud, de conexión. Te sentirás conectado con todo en la vida, con todo en la tierra, y con todo lo que te rodea.

De ahí pasas al noveno nivel, Unidad. No hay división dentro o fuera. No hay existencia separada. Tú eres uno con todo.

Espiritualmente hablando, existen generalmente sólo tres tipos de personas.

  1. Existen los que causan dolor y daño, incluso a los que los aman.
  2. Hay aquellos que aman solamente a quienes los aman.
  3. Hay aquellos que aman a todos los seres, incluso los que les causaron dolor.

La primera categoría de personas son los que tienen ojos pero no pueden ver. Ellos son los que tienen un corazón que late sin cesar pero todavía no pueden sentir. Son ciegos e insensibles a todo el amor y el cuidado que se muestra a ellos. Beben todo el amor que les brindan de manera insaciable y en cambio, causan dolor, negligencia e ignoran todos a los que los aman. Son como vampiros emocionales energéticos. Para ellos las relaciones son un objeto para ser utilizado. Son incapaces de gratitud. Son una plaga y puede ser un grave daño a la madre tierra. Hay que ser suficiente consciente para no ser uno de ellos.

La segunda categoría de personas son los que se preocupan sólo por los que los aman. Su amor es egoísta y muy limitado. Su amor dura sólo mientras la otra persona los ame, y juega a lo largo de la relación solo de acuerdo con sus propios deseos. Hacen uso de la gente y también están dispuestos a ser utilizados, durante el tiempo que sea conveniente para ellos. Pero poco a poco se vuelven insensibles al amor y el cuidado que experimentan de manera continua. Estas son las personas más comunes y corrientes, los que solamente sobreviven pero nunca realmente experimentan la verdadera alegría de vivir.

El tercer tipo de persona s son una verdadera bendición en su plena esencia y son lo más noble de toda la creación – ya que son capaces de devolver el amor y la compasión por todo y para todos, incluso los que les han hecho daño. Son estos seres humanos lindos que ayudan a mantener el equilibrio en el mundo y se les encuentra en todas partes viviendo entre todos los sectores de la sociedad. Sus características son humildad, inocencia, inteligencia, riqueza, pobreza, sensibilidad y una gran apertura de corazón. Puedes incluso encontrarlos en tu propias familia. Ellos perciben la vida como una oportunidad para el aprendizaje y cuando las otras personas les causan heridas profundas, ellos optan por verlos como mensajeros de la divinidad, que han venido a enseñarles las lecciones que necesitan para aprender y ayudar a iluminar su camino en esta vida.

Dado que sólo aquello que se esconde en el interior sale cuando se le provoca,  cuídate de no vivir bajo la presunción de que tú andas en la justicia y el otro es injusto, tienes que ser lo suficientemente humilde para ver la verdad de lo que eres y proyectas en el otro. También agradece a todos los que te han hecho daño porque en realidad te están ayudando en la limpieza de tus deudas kármicas. Existen muchos artículos sobre el karma que puedes consultar.

 

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario