Más de 450 trabajadores de la construcción y sus familias tienen que sufrir las consecuencias

Sin trabajo alarifes de la ínsula

 

Más de 450 alarifes, quienes también saben cuidar el entorno ecológico, se encuentran en espera que las autoridades ambientalistas dejen de entorpecer su labor, ya que no se preocupan de la afectación que sufren sus familias, cuando los proyectos son pospuestos, mientras ellos están sentados en sus oficinas, declaró el secretario general de trabajadores de la construcción, Graciano Kauil.

En entrevista con el líder de los alarifes, éste se mostró molesto con los ambientalistas, dijo que sin averiguar previamente la viabilidad de los proyectos, estos comienzan a lanzar a un pueblo que desconoce que el crecimiento de una ciudad, isla, o pueblo puede efectuarse sin necesidad de afectar el entorno ecológico.

Aseguró que tienen muchos años trabajando en el ramo de la construcción y tienen conocimiento de los adelantos que existen en cuestiones de materiales ecológicos para edificar edificios o viviendas, mismos que son utilizados por las empresas constructoras para los desarrollos.

Agregó que desafortunadamente, en la actualidad más de 450 trabajadores de la construcción y sus familias tienen que sufrir las consecuencias, ya que con la suspensión de proyectos como la construcción de la carretera de la Isla de la Pasión, en la que utilizaría material respetuoso del ecosistema, así como el hotel ecológico en la costera sur y otros más, tienen que sobrevivir con pequeñas adecuaciones de casas habitación y no hay para todos, mientras que los dichosos ambientalistas en sus oficinas, con aire acondicionado, solamente están “moviendo el pandero para que otros bailen”.

Por Genny Martín Rivero

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario