‘Sobrevive’ la Santa Cruz

 

Aunque en sólo en algunas obras de construcción albañiles, “chalanes” y  constructores festejaron el Día de la Santa Cruz, colocando la tradicional cruz de flores en lo alto de las cosas que construyen, y con esto varios alarifes dijeron que en Tulum, aún se mantiene viva la tradición de celebrar cada 3 de mayo el Día de la Santa Cruz, una tradición adoptada como su fiesta patronal.

En varios rumbos de la localidad los albañiles desde la mañana elaboran una cruz con materiales de la obra, adornada con flores, papeles y listones, a decir del alarife Miguel Cano, en muy pocas obras los trabajadores de la cuchara grande desde el mediodía dejaron sus palas, martillos y picos para festejar el “Día del Albañil”.

El 3 de mayo Día de la Santa Cruz o “Día de los albañiles”, es una fecha que los trabajadores de la construcción celebran y, como cada año, ayer martes no podía faltar los tacos de chicharrón o cochinita, acompañados de refrescantes bebidas, en la mayoría de los casos, cervezas.

A decir de uno de los albañiles, religiosamente, el Día de la Santa Cruz tiene su origen en el hallazgo por Santa Elena de la cruz donde murió Cristo, pero lo cierto es que el arraigo popular de la fiesta proviene de ciertas celebraciones de los romanos.

Lo anterior no es más que una tradición que persiste a través de los años y que en estos tiempos aún se puede ver en las obras que se construyen en esta ciudad y en la Riviera Maya, principalmente en los grandes hoteles, y ayer los albañiles soltaron la pala y pico después del mediodía, la mayoría entre ellos mismos organizaron su fiesta.

Dentro del menú de la fiesta no pudo  faltar la comida regional y popular entre este gremio, la chicharra, la cochinita pipil, las carnes asadas y sin faltar los frijoles y por supuesto los litros de cerveza.

El albañil es un hombre que pasa desapercibido para la sociedad, pero su obra ahí está, en muchas ocasiones hemos quedado impresionados al ver tan espectacular construcción, ya sea una casa, un edificio, un puente, un centro de convenciones y es el trabajo de muchos hombres que toman la responsabilidad de construir de la nada semejante belleza con solo utilizar sus manos.

La gran mayoría de los hombres de la cuchara no cuenta con una vida llena de lujos, pero lo poco que logran conseguir lo disfrutan como si fuera el todo en sus vidas, algunos no están conformes por su estilo de vida tan pesada. Por Francisco Canul > Quequi

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario