Son ‘letra muerta’ leyes ambientales

Comunidad
Acusan que son imparables los daños ecológicos en el parque nacional y en la zona costera.


A pesar de que hay clausurado varias obras se continúa con la construcción de otras.
Las autoridades ambientales hacen caso omiso de las denuncias.
Es urgente “rescatar el espíritu original de la Ley General de Vida Silvestre”, ya que es el eje central para la conservación de los ecosistemas que aquí los están acabando.
Por Rossy López

Por los descomunales e irreversibles daños ecológicos en el Parque Nacional Tulum y Zona Costera de Punta Allen, que están imparables y la presunta corrupción de las autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), el presidente de la Asociación de Profesionistas de Tulum, Javier Flores y Flores, dijo que es urgente “rescatar el espíritu original de la Ley General de Vida Silvestre”, ya que es el eje central para la conservación de los ecosistemas que aquí los están acabando.
“No obstante a las leyes ambientales al igual que el mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), éste último con instrucción de protección total y cero densidad en el PNT, hoy las autoridades de la Profepa las han vuelto disfuncionales, ininteligibles de manera integral y se ha convertido en ‘letra muerta’, que no es más que sinónimo de corrupción”, aseguró.
“Las leyes ambientales merecen la pena replantearse, reformularse, rescatar el espíritu original, a lo mejor modernizarla, a partir de la experiencia del trabajo con ella, porque es el eje central para la conservación de los ecosistemas, en especial la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, hay que ver hasta qué punto esta ordenanza se ha convertido en una ley que sigue soñando en una realidad que no existe, merece ser aplicada tal y como su letra reza”, destacó Javier Flores y Flores.
Dijo que no es necesario que la Profepa tenga “garras y dientes”, sino un trabajo vinculado con la sociedad y puso de ejemplo el caso de las denuncias ciudadanas de los últimos días, que a pesar de que se fueron clausuras, las obras siguen y algunas ya están operando a pesar que se dañaron dunas y manglares.
Finalmente, dijo en una autocrítica para el sector de defensores del medio ambiente y autoridades del medio ambiente, “hay que incidir y poner a prueba el sector jurisdiccional; diseñemos mejores argumentos, establezcamos mejores pruebas, convenzamos al Poder Judicial y tendremos una aplicación del derecho quizá más apegada a las necesidades sociales”, enfatizó.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario