Sortean turistas obstáculos

 

Un muladar, el camino que conduce hacia las ruinas.

 

Por Francisco Canul > Quequi

Después de los doscientos metros del camellón central con dos carriles para circulación que sirve para llegar hasta la zona arqueológica, la entrada principal, justamente en donde está el primer “filtro con pluma”, los turistas tienen que caminar entre escombros, basura, banquetas y guarniciones inconclusas; además de fierros que saltan a la vista.

Un ejemplo de ello son las mallas ciclónicas tendidas sobre el suelo medio cubierto con concreto, que da mala imagen y es de alto riesgo para los transeúntes; ayer, una turista de casi 50 años, tropezó con los fierros y se lastimó seriamente las manos, rodillas, frente y cabeza, por lo que tuvo que ser hospitalizada, manifestó el ciudadano Freddy Can Ché, testigo del percance.

“Es penoso que este tipo de cosas ocurran en Tulum; la turista, sin duda alguna se llevará una mala impresión, pues el sitio no sólo es zona de alto riesgo, sino que igual está en pésimas y deplorables condiciones con escombros, basura por doquier y sin mantenimiento”, aseveró.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario