Temen saqueos

Por Sergio López Lara > Quequi

Propietarios de tiendas departamentales, comercios, hoteles, gasolineras e instituciones crediticias en Chetumal y Bacalar, solicitan la intervención de los cuerpos de seguridad de los tres niveles de Gobierno, para resguardar estos establecimientos y evitar actos vandálicos, robo y saqueos, como los que se están dando en diversos estados.

El pretexto, para protestar por el incremento a las gasolinas y productos de la canasta básica, además de aumentos a los recibos de energía eléctrica, agua potable y teléfonos, entre otros.

De acuerdo a empresarios establecidos en plazas comerciales, como Carlos Ayub Santana, aseguró que desde temprana hora se les dio la instrucción de resguardar todo el equipo electrodoméstico, computadoras y motocicletas, ante la amenaza que se registró en redes sociales de saquear y robar las tiendas departamentales, además de retirar al personal para no poner en riesgo su integridad física y su vida a manos de grupos antagónicos que está cometiendo estos atracos.

La información recabada señala que se pidió el apoyo de la Policía Federal, Estatal y Municipal para resguardar estos comercios que han sido víctimas de robos y saqueos con el pretexto del aumento a las gasolinas; esto sin dejar de mencionar que en estas tiendas también se encuentra gente de seguridad privada que resguarda el interior y exterior, donde los más afectados son los empleados, que por el cierre no podrán cobrar su día normal de trabajo, situación que afectará grandemente la economía de las familias.

Manuel González Colín, empresario hotelero, aseguró que estas empresas también pidieron el apoyo de los cuerpos de seguridad para proteger a los turistas nacionales e internacionales que aún permanecen disfrutando de la temporada vacacional de invierno, situación similar que realizaron restauranteros, así como propietarios de bares, cantinas, discotecas y centros nocturnos.

Mediante un recorrido realizado por Quequi, se pudo apreciar que la capital del estado pareciera “un pueblo fantasma”, debido al cierre de plazas comerciales y restaurantes establecidos en la avenida Héroes, bulevar Bahía, así como en zonas turísticas que se encuentran en Calderitas, Huay-Pix, Xul-Ha y Bacalar, donde los empresarios decidieron cerrar para evitar actos vandálicos, además de que el poco turismo nacional e internacional, especialmente el beliceño, decidió salir a toda prisa para evitar que se dé cualquier incidente que ponga en riesgo su seguridad y sus vidas.

Las gasolineras también decidieron dejar de prestar el servicio para no ser víctimas de actos vandálicos y robo, como ha sucedido en otras entidades, donde grupos están cometiendo saqueos bajo el argumento del incremento a las gasolinas que aplicó Enrique Peña Nieto, situación que está causando un caos económico y social en donde nadie asume su responsabilidad.

No hay comentarios

Deja un comentario