Tiemblan regidores ‘maiceados’

Por Redacción

La Fiscalía Especializada de Combate en el Corrupción empezó a citar a los regidores maiceados por Laura Beristain, para que aclaren su grado de colaboración o complicidad con todos los desmanes, irregularidades y fraudes que se han cometido con la venia del Cabildo de Solidaridad.

Los regidores han reconocido esa confabulación mafiosa y falta de toda ética, en las grabaciones que dio a conocer en exclusiva “Tu Periódico Quequi”, de una reunión realizada en el hotel Hyatt hace unos días, donde se ufanan de haber recibido favores a cambio de su actitud servil, aunque se quejan de que la presidenta municipal se los eche en cara cada vez que cuestionan cualquier acción oscura del Ayuntamiento.

En ese sentido, la titular de la Fiscalía Anticorrupción en Quintana Roo, Rosaura Antonina Villanueva Arzápalo, tiene mucha tela de dónde cortar porque se han ventilado casos diversos donde tiene competencia para frenar las fechorías que cotidianamente se cometen en Playa del Carmen. Se tienen los casos de alteración de documentos y usurpación de funciones de Rubén Delfino Almorejo, fraude con el negocio de la luminarias, funcionarios acosadores sexuales que llegan a sus labores a dormir y curarse las “crudas”, desacato que en los hechos realizan a la exigencia del Tribunal Superior de Justicia que les ha ordenado reinstalar a la empresa recolectora de desechos Redesol y el robo descarado que se hizo con los contratos de la basura que le otorga a la empresa Pasa, por citar algunos.

Los regidores han tomado diversas actitudes y hay algunos incluso que han pedido la cabeza de varios funcionarios desleales o ineptos, a los que Laura Beristain se ha comprometido a investigar y despedir si es necesario, para tratar de calmar las agitadas aguas de un gobierno que se hunde en la corrupción, a pesar de que llegó bajo el lema de la Cuarta Transformación de no mentir, no traicionar y no robar. Pero otros han entrado de lleno a las componendas y son principalmente los que se reunieron hace unos días en lujoso hotel Hyatt, ellos son los regidores más maiceados: Gustavo García Utrera y Fabiola Ballesteros, del Partido Acción Nacional (PAN), Orlando Muñoz del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Neri Martínez y el síndico Omar Sánchez Cutis, que ahora se encuentran apanicados y en la desesperación total y temen hacerle compañía a varios borgistas presos, a los que ellos mismos acusaron de actos ilícitos.

En todos los negocios actúa la pandilla Beristain compuesta por su hermano Juan Carlos, acusado de pederastia; Luz María, mejor conocida como “La Güera”  y la misma presidenta Laura que a veces se reparten el pastel, imponiendo a sus recomendados o quedándose con algún negocio, y en otras la disputa por el dinero se da entre ellos mismos, lo que ha provocado fracturas y filtraciones de documentos que de otra manera no los hubiera podido conocer el público en general.

Orlando ha insistido en que hay que todos se tapan con la misma cobija de corrupción y que si no se protegen se va a formar una bola de nieve que se va a llevar entre las patas a todos. La misma Fabiola ha reconocido la pésima imagen de corruptos que tienen los regidores que ante los diversos actos ilegítimos, se han quedado callados o han participado en el saqueo, por lo que menciona lo que se dice en los corrillos y en las benditas redes sociales, que los regidores “de qué puta madre sirven si no hacen nada”.

La Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, cumple sus funciones de investigación y persecución de delitos contra el estado, por lo menos en varias de sus responsabilidades como son uso indebido de información  contra la administración pública cometidos por servidores públicos, uso ilícito de atribuciones y facultades al servicio público, ejercicio abusivo de funciones y tráfico de influencias. El que los empiecen a citar a comparecer por tantos actos delictivos que se han cometido, ha puesto a varios de ellos con los pelos de punta, porque han sido partícipes principales en estas acciones.

El caso de Rubén Delfino Almorejo López, fue orquestado para que todos aplaudieran a un presunto licenciado que llevado y presentado por Laura Beristain, juró ante el Cabildo decir la verdad, y que resultó que ni siquiera tiene cédula profesional, que falsificó la cédula profesional 1632102, que corresponde a una persona de otro sexo y otra profesión, a pesar de que fue presentado como un especialista en un cargo tan delicado como lo es precisamente la Contraloría Municipal, la que en teoría estaría encargada de que todo fuera sin mentiras, sin traiciones, con transparencia y legalidad. ¿Qué justificación tendrán los regidores para explicar ante la fiscal anticorrupción ese proceder que los deja solamente con las opciones de ineptos o cómplices?

Por lo que se refiere al asunto de la basura, hay un fraude por 271 millones de pesos que se realiza en un contrato por asignación directa con Pasa y otra empresa para la recolección de basura, para el que ni siquiera se realizó el procedimiento legal adecuado, saltándose de manera intencional un mandato del Tribunal Superior de Justicia que les ordenaba reintegrar a la Cooperativa de Servicios y Comercios Recolectores de Desechos Sólidos y Líquidos, (Redesol) y no contratar a ninguna otra. Ni siquiera se tomó en cuenta la obligada anuencia del Comité de Adquisiciones. Para remachar el mismo extitular de la Oficialía Mayor, Guillermo Hernández, expuso todas esas irregularidades en una carta que entregó al Ayuntamiento y que hace unos días filtró la oficial mayor, Livia Patricia Burgos Lara.

La mayoría de los integrantes del gobierno de Laura Beristain no nacieron ni vivieron en Solidaridad y consideran este bello paraíso turístico como zona de conquista; en la Dirección de Asuntos Contenciosos, que coordina y ordena a todos los asuntos legales, impusieron a un chamaco sin cédula profesional, cuando el cargo obligaba a eso, de nombre Manuel Gerardo Ylizaliturri Blanco, al que tuvieron que destituir después de que se ventilaran tantas irregularidades, pero como muestra de que es un recomendado al que seguirán protegiendo, lo colocaron como secretario particular de la presidenta municipal Laura Beristain. Las pruebas abundan en innumerables oficios internos en que se le menciona como licenciado en el cargo mencionado.

Otros casos vergonzantes en los que funcionarios del primer círculo se ven involucrados en actos de corrupción los hemos señalado puntualmente. Como el de la Dirección General de Servicios Públicos municipales  cuyo titular Juan Carlos Seguras Espadas, tiene a su suegro Jorge Antonio Morantes Yáñez, en el área de Alumbrado. A Libia Araceli Guzmán López,  fungiendo como la segunda de abordo, sin el mínimo conocimiento de lo que se debe de realizar en dicha área.

Otro de sus grandes amigos de Laura Beristain,  Ulises Gavia Díaz fue acusado por una empleada municipal por “acoso sexual” y en lugar de destituirlo  y aplicarle todo el peso de la ley  como premio fue transferido a  la Dirección de Desarrollo Social.

Pero lo que ha rayado en el cinismo y nepotismo es que el subdirector de Catastro, Ángel García Lara  sea también un acosador sexual y que llegue a las oficinas en estado de ebriedad hasta el grado de quedarse roncando su cruda en su escritorio en horas laborales. 

Tal como lo menciona constantemente el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, la corrupción es la causante de la mayoría de los males que aquejan al país. Y los resultados en el gobierno de Solidaridad siguen pendientes. Ello ha provocado que el sector empresarial muestre también su preocupación por tantas exigencias de diezmos por cada obra o servicio contratado. La economía se pone en jaque y se daña el patrimonio del pueblo para beneficio de la rapiña de algunos que llegan al poder para servirse y no para servir.

El desorden se amplía a todas las esferas sociales, varios negocios cierran debido a las amenazas contra los comerciantes por el famoso “derecho de piso”, y al no pagar, son asesinados. La inseguridad y los crímenes son el pan de cada día.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta