Trabajador afectado pide la intervención de autoridades.

Por Luis Roel Itzá > Quequi

Continúa la afectación a los negocios establecidos en el poblado El Cedral; el fin de semana fue una farmacia la que cerró de forma definitiva, debido a que ya no entran turistas que compren por el cobro de los dos dólares que les hacen en la pluma que se encuentra en la entrada, por lo que la familia de Carlos Borges se quedará sin sustento, en tanto consigue un nuevo trabajo.

Como lo había venido haciendo desde hace varios años, el pasado viernes Carlos Borges acudió a la farmacia Caribbean que se encuentra en el poblado de El Cedral; sin embargo, no sería para laborar, sino para desmantelar el negocio que por años fue donde conseguía el sustento para su familia; la razón es que el propietario decidió cerrar, debido a que ya no está siendo redituable para el negocio, ya que no estaban llegando turistas y, por consiguiente, ya no habían ventas.

El humilde trabajador explicó que hasta antes de que se colocara la pluma en la entrada del poblado para el cobro de dos dólares a cada turista que decida ingresar, las ventas eran, si no excelentes, buenas para que el negocio pudiera mantenerse y saliera para pagar su sueldo; no obstante, desde que se comenzó a cobrar a los turistas, ya no llega gente al poblado y los pocos que lo hacen son llevados únicamente a una tequilera.

Detalló que al no arribar turistas y no haber ventas, el propietario decidió cerrar el negocio de forma definitiva, por lo que desde el viernes se quedó sin empleo y en esta temporada baja de turismo será sumamente difícil poder encontrar un empleo rápidamente, por lo que pidió a las autoridades correspondientes intervengan antes de que El Cedral se muera, debido a la ambición de Gabriel Yam Chan, presidente del ejido.

No hay comentarios

Deja un comentario