Transa de 271 millones con basura

Por Rafael Santiago

El Ayuntamiento de Solidaridad, que preside Laura Beristain, se ha atragantado por la rapacidad de comerse la mayor parte del pastel de un contrato de 271 millones de pesos por los servicios de recolección y transporte de basura.

La voracidad por el dinero de la insaciable Laura, “abusiva Güera” y el pederasta Juan Carlos, ha provocado que la familia entre en conflicto por el reparto de las tajadas, con lo que se ha provocado una serie de filtraciones que muestran al desnudo las triquiñuelas existentes. De tal forma que se dan con todo los grupos conformados alrededor de ellos.

Donde hay dinero de por medio se conforman grupos. El primer batallón, conformado por René Medrano, Rubén Delfino Almorejo y el ex oficial mayor, Guillermo Hernández, pasan la charola para Juan Carlos Beristain. Marciano Nicolás Peñaloza Agama, el verdadero presidente (que aspira a integrarse al Congreso), junto al síndico Omar Hazael Sánchez Cutis, manipulan, retrasan o de plano esconden documentos y resolutivos  según convenga a los intereses de la presidenta Laura Beristain y por último, en una tercera pandilla, que encabeza el regidor Elio Lara Morales, compañero de Luz María Beristain, quien simplemente hace lo propio para fortalecer la economía familiar.

Apenas el lunes por la noche hubo una reunión de regidores (acudieron ocho de los 15) donde se enfrentaron Medrano y Peñaloza, acusándose de traidores y manipuladores, por decirlo menos, por lo bajo de las linduras de calificativos que cruzaron. Y brilló por su ausencia el síndico Omar Sánchez Cutis, quien supuestamente debe ser el responsable de vigilar las arcas municipales. Elio fue de los más severos con el guerrerense Peñaloza, y fue quien auguró que saldría del Ayuntamiento en los próximos días.

En esta lucha por transar, mentir y robar, hay una especie de anticuarta transformación, ni siquiera se respetan las formas, los protocolos y trámites obligados, prácticamente se tiran a la basura, o como quiera verlos, se recogen de la basura. A los mismos regidores se les trata con la punta del zapato y se les tira a locos cuando solicitan información para defender a la ciudadanía.

Uno de esos temas álgidos fue la licitación de la recolección de desechos. Cuestión que se realizó a pesar de que desde enero la Sala Constitucional del Tribunal Superior de Justicia había determinado que se restableciera el convenio con la empresa Redesol, la cual tiene un litigio desde el último año de Filiberto Martínez, por lo que no había espacio para una nueva contratación. Y que puso al borde de la desaparición de poderes por desacato a una orden judicial.  

Y eso fue uno de los males menores. La nueva convocatoria la publicaron en “El Universal”, el 4 de mayo de 2019, “para la adquisición de diversos bienes, servicios y arrendamientos para el municipio”, lo que de antemano la hace violentar la redacción de una licitación pública, misma que debe ser concisa, precisa y maciza. Además que en su “partida única” especifican que se trata del arrendamiento de 35 unidades recolectoras y compactadoras de basura, que terminan siendo 27 las que contratan, lo que es otra violación al mismo proceso.

En los gobiernos corruptos, cuando existe el suficiente aceite financiero las cosas fluyen aunque violenten toda legalidad. El arrendamiento se realizó el 21 de junio de este año, en contrato con dos empresas, la primera es una sociedad mercantil compuesta  Grupo VTM del Golfo, SAPI de C.V., SOFOM, ENR y la segunda Promotora Ambiental de la Laguna, S.A. de C.V.  El monto del contrato se pagará en tres etapas, en la primera que abarca lo que resta del año, se entregará un máximo de 60 millones 286 mil 740 pesos. En la segunda, todo el 2020, se pagarán 120 millones 573 mil 81 pesos. La tercera, en lo re reste del gobierno en el 2021, se les entregarán 90 millones 430 mil 11 pesos. Con un ajuste inflacionario de un 8% anual.  El total de este contrato es de 271 millones 289 mil 832 pesos, el más grande que haya realizado hasta ahora la cofradía Beristain. 

El contrato se hizo público por la exigencia de los regidores y se coloca en la página de Transparencia, con un pequeño detalle faltante: el Anexo 1. Dentro del contrato se le menciona en varias ocasiones, pero no se muestra, porque no existe o es completamente leonino y les da vergüenza darlo a conocer. Y es que en ese documento se detallarían las reglas operativas y cuantitativas, los incisos y cláusulas, que además debería de estar debidamente autorizado con las firmas de los responsables que van desde la presidenta, el tesorero, oficial mayor y director jurídico, por citar algunos. Hasta ahora este documento está desaparecido, sin que ningún funcionario levante la voz para por lo menos deslindarse de un fraude de dimensiones inconcebibles.

Para fortuna de los involucrados, lo que sí existe es el “acta relativa a la octava sesión extraordinaria del comité de adquisiciones, arrendamientos y prestación de servicios relacionados con bienes inmuebles del municipio de Solidaridad”, aquí lo mostramos también en exclusiva, y aparecen los nombres de Guillermo Hernández Gil (ahora ex oficial mayor); José Alberto Jiménez Gómez, director de recursos materiales e inventarios; Alfredo Miguel Paz Cetina, secretario general; Mayra Elizabeth Castillo González, directora de egresos; Luis Fernando Vargas Aguilar, tesorero municipal; el falso licenciado Rubén Delfino Almorejo López, quien en aquel entonces fungía como contralor municipal y por último el director general de asuntos jurídicos, René Arturo Bayardo Medrano Ríos Domenzaín. Este documento es muy importante porque sin él no se puede realizar ningún contrato y aunque existe y consta de varias hojas, tiene el detalle de que no está firmado por nadie. Lo que dicho de otra manera, este documento así no tiene ninguna validez, por lo que se derrumba todo el millonario botín que ya fue repartido entre las figuras claves del Ayuntamiento, empezando por la presidenta municipal. Y es que sin este documento firmado, en teoría y dentro de la legalidad, no se podría realizar ningún otro trámite.

Es un verdadero asalto en despoblado. Un acto de corrupción que en cualquier gobierno que tenga un mínimo de honestidad sería cárcel a los corruptos, aunque no se jactase de principios morales que tanto exalta el presidente Andrés Manuel López Obrador, salido de Morena, al igual que Laura Beristain.

Preocupados por esto desde la Oficialía Mayor, encabezada por Livia Patricia Burgos Lara, quisieron tapar este hoyo negro de corrupción, y le pidieron al anterior oficial mayor, Guillermo Hernández, que les explicara esta serie de irregularidades. Y él les respondió tajante que no existe el Anexo 1 y que el acta nunca fue firmada. Enojados por esta reacción la misma Livia se encargó de filtrar ese oficio para supuestamente denigrar a Guillermo. Aunque eso es parte de la salvaje guerra interna que se libra en el Ayuntamiento de Solidaridad, no para servir al pueblo, pues en realidad la mayoría son fuereños que al terminar el trienio se largarán a sus estados de origen, sino para llenarse las bolsas de dinero y ufanarse con hipocresía de una honestidad de la que carecen, aunque propalen a los cuatro vientos, para vergüenza de AMLO, que representan la renovación moral de la sociedad de Playa del Carmen.

CIFRA: 271 millones 289 mil 832 pesos será el monto total a pagar del “jugoso” contrato que los Beristain otorgaron para el servicio de recoja y transporte de basura.

Comments

comments

1 comentario

Deja un comentario

  • L. C. Guillermo Hdez. Gil
    21 Agosto 2019 at 12:53 pm -

    En ningún momento se ha solicitado oficialmente aclarar “esa serie de irregularidades”. Sí la actual OM filtró el documento es porque no quiere solucionar el tema y da patadas de ahogado defendiendo al anterior Director de Recursos Materiales e Inventarios y a Marciano Peñaloza.