Veneran devotos a la Virgen María

Por Raimon Rosado>Quequio

Por vigesimosegunda ocasión, más de 3 mil fieles católicos de todo el estado de Quintana Roo, se reunieron en Cancún para venerar la figura de la Virgen María como eje rector de su fe y como modelo de la misericordia de Cristo, al celebrarse el Encuentro Mariano correspondiente al año 2016, en el que sacerdotes, religiosos y laicos, dieron testimonio de cómo su devoción hacia la Madre del Hijo de Dios ha trastocado sus vidas.
La entusiasta participación de los fieles devotos de María, se hizo presente desde temprana hora, a las afueras del Centro de Convenciones “Cancún Center” al formarse largas filas para ingresar a esta cita anual, que tiene lugar desde 1994 en nuestra ciudad.
A partir de las 10:00 horas y hasta las 20:00horas de ayer, testimonios de expertos, curas, profesionales de diferentes ámbitos y adoradores de la Virgen María, fueron vertidos como prueba del significado que la Madre de Jesucristo tiene en la Iglesia Católica, donde existe pleno testimonio del importante papel que ha desempeñado, tanto en la antigüedad como en la época actual, cuya trascendencia se da en el mundo ortodoxo y hasta en el protestante.
“En la actualidad, se está retomando con gran fuerza la adoración a La Virgen Santísima en su veneración y en su entrega de amor, por lo que se le considera como una desatadora de nudos, pues precisamente, ayuda a desahogar los más grandes problemas que podemos tener en nuestras vida personal”, dijo el rector de la Catedral de Cancún y vocero de la Prelatura Cancún-Chetumal, quien tuvo a su cargo la conferencia inicial de este evento, bajo el título “María Madre de Misericordia”, alusiva justamente al inicio de las celebraciones de la conclusión del Año Santo de la Misericordia, que terminará el próximo 20 de noviembre.
A diferencia de otras emisiones del Encuentro Mariano, en esta ocasión, se tuvo como añadidos especiales, la presencia de los 48 futuros sacerdotes quintanarroenses, que desde septiembre pasado cursan sus estudios en el Seminario Mayor de esta ciudad, así como el carácter de indulgencia plenaria, que se dio a las confesiones realizadas a los asistentes, quienes por tal motivo formaron
El evento, finalizó con una solemne misa en la que participó el obispo de Quintana Roo, Pedro Pablo Elizondo.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario