Videos: Insalubre manejo de carne

 

 

Por Luis Roel Itzá

COZUMEL

Pese a la fragilidad del ecosistema de la isla de Cozumel, al gobierno actual no le ha interesado en lo absoluto la grave contaminación que se genera en el rastro municipal, donde al no haber una conexión a la red de drenaje y tampoco recursos para contratar los servicios de una pipa que se lleve las aguas negras, éstas rebosan constantemente y son un riesgo de contaminación para las carnes que ahí se limpian, además de que se están contaminando cenotes y con ello se puede contaminar el agua que se extrae por CAPA en pozos que están cerca.

En reiteradas ocasiones, expertos en la materia han mencionado la fragilidad del ecosistema de la isla al contar con un suelo calizo y la conexión que tienen los cenotes en toda la isla, además de que el agua que se extrae del subsuelo es cada vez menor.

Pese a que es un hecho conocido por las autoridades municipales, poco o nada les importo ya que no se preocuparon por resolver el rebosamiento de aguas negras y agua contaminada del Rastro Municipal, donde no existe una conexión a la red de drenaje debido a que no se ha querido pagar a Fonatur la inversión que se realizó para poner la conexión que llega hasta la Marina Cozumel.

Los carniceros pagaban en ocasiones una pipa que se encargaba de retirar estas aguas contaminadas de sangre, intestinos y excremento de los animales sacrificados para el consumo humano, sin embargo, al no recibir ningún tipo de apoyo con la actual administración municipal, que les cobra por cada animal que se sacrifica y beneficia en el Rastro, decidieron dejar de colaborar, por lo que desde entonces las aguas contaminadas van a parar al subsuelo.

Contaminando el manto freático y los cenotes que se encuentran cerca, además de que en dicha zona, también existen pozos de captación de Agua Potable que se pudieran estar contaminando, ya que no se han hecho estudios de la calidad del agua que se extrae en la zona donde también habitan animales endémicos de la isla como el coatí enano, jabalí enano y otros que están en riesgo por la contaminación del lugar.

A decir de los carniceros de la isla, el manejo que se le da a la carne de los animales sacrificados en el Rastro es totalmente saluble, ya que así lo han constatado autoridades de Salud que realizan supervisiones periódicas.

Los trabajadores del Rastro han tenido que ingeniárselas para minimizar la problemática que ellos viven diariamente, sin embargo, no se dan cuenta que siguen contaminando aún más, ya que han optado por tirar en la selva (vegetación) cerca al rastro el excremento que extraen de los intestinos de los animales y también algunas partes de los cerdos y aves sacrificadas, que los zopilotes se encargan de devorar o regar, por lo que desde más de 100 metros antes de llegar se percibe la pestilencia del lugar.

Por si esto no fuera todo, los animales que están en los corrales en espera de ser sacrificados, viven entre lodo y su propio excremento debido a que no se limpia y todo esto también va a parar al subsuelo, siendo un lodazal el que se encuentra en la parte posterior del rastro, donde también hay que decir ya no queda casi nada de maquinaria y aparatos que antes se utilizaban para hacer menos sufrida la muerte de los animales, así como para hacer la limpieza del animal que se lleva a las carnicerías para su venta al público.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja un comentario